Presiona Enter para iniciar tu búsqueda

    ¿Cómo se adaptará la industria automotriz a los avances electrónicos?

    big

    Por Enrique Kogan (@autos_enrique)

     

    En las últimas dos décadas, la industria automotriz y la de tecnología han ido convergiendo constantemente, a medida que los ingenieros han permitido a los autos integrar nuevas funciones y capacidades.

    Sin embargo, hoy esperamos saber cuándo será el día en que los vehículos se vuelvan como los smartphones y sean capaces de guiarse a sí mismos a cualquier destino que deseemos. El problema es que hay algunas diferencias entre nuestros dispositivos informáticos y los de transporte, sobre todo en su vida útil.

    Por su complejidad y por las normas que deben cumplir para poder salir a la venta, los autos por lo general tardan de cuatro a cinco años en estar listos y, cuando llegan, con frecuencia están equipados con tecnología que ya ha sido utilizada durante varios años.

    Al estar construidos para preservar vidas, los vehículos son mucho más duraderos que los smartphones de vidrio, metal y plástico que van en el bolsillo.

    Ya hemos visto casos en los que la máquina dura más que la tecnología que desarrolla, pero no puede correr a la par de ella, cuando la primera generación del sistema OnStar de General Motors se hizo inoperable cuando las redes de teléfonos celulares analógicos fueron cerradas.

    A medida que avanzan en tecnología, los vehículos se hacen cada vez más dependientes de software para preservar la funcionalidad básica. Incluso será un problema para lo que vendrá: la autoconducción.

    La NASA enfrenta esta misma dificultad en una escala mucho más grande cuando envía sondas exploratorias a otros planetas. Una vez que un vehículo está en la superficie de Marte, no está recibiendo las actualizaciones del hardware.

    A medida que los vehículos incorporan los crecientes niveles de conectividad y la automatización, será crítico para los fabricantes de automóviles y proveedores que sigan apoyando los sistemas electrónicos con actualizaciones de software que mejoran el rendimiento durante años.

    Hasta la fecha, el único fabricante de automóviles en hacerlo es Tesla, que ha desarrollado constantemente actualizaciones que mejoran la gestión de la batería, del sistema de propulsión y otros sistemas en los tres años desde el lanzamiento del Modelo S.

    Tesla envió recientemente una actualización para el modelo S que habilita la funcionalidad del piloto automático para los modelos construidos desde mediados de 2014 y que tienen los sensores necesarios instalados.

    Además de demostrar la viabilidad de los vehículos eléctricos modernos, las actualizaciones remotas regulares del software pueden llegar a ser el legado más importante de Tesla.

    Hace unos años en el show CES de Las Vegas, el más importante de la electrónica en el mundo, no había autos en el salón. Hoy en día, casi todas las automotrices tienen un modelo en exhibición con los últimos adelantos electrónicos.

    ¿Será que la industria automotriz podrá alcanzar algún día a la electrónica y estar al día con los nuevos avances del mercado? Tesla ha demostrado que sí se puede. ¿Quién lo seguirá?

    Quizás te interese