Presiona Enter para iniciar tu búsqueda

    Mitsubishi conquista al mercado hispano

    640x360_10620K00-MGILQ

    Por Enrique Kogan (@autos_enrique)

     

    Hace un tiempo, los Mitsubishi eran los vehículos del día a día en muchos países de Latinoamérica. El Montero fue uno de los mejores en ventas en el Caribe durante muchos años. Pero un tiempo de varios malos socios y algunos problemas alejaron a la automotriz de los fuertes números. Sin embargo, este gigante que ha estado dormido, se está levantando.

    Mitsubishi quiere decir “tres diamantes” y hace referencia al logotipo adoptado en marzo de 1873 por la primera empresa del grupo, el cual tiene su sede en Minato, Tokio, Japón.

    Mitsubishi Motors salió a bolsa en 1988, poniendo fin a su estatus como el único de los 11 fabricantes de automóviles de Japón que era de capital privado.

    En 1982 se lanza el Montero, llamado así en los países de habla hispana. La automotriz ha ganado doce ediciones del Rally Dakar, y cinco copas mundiales en rallies todo-terreno. También con los ya míticos Lancer EVO, Mitsubishi ha ganado cuatro campeonatos mundiales de rallies de la FIA.

    Mitsubishi fabrica más de 20 modelos, muchos de los cuales solo se comercializan en Japón. Los más conocidos en América y Europa son el compacto Lancer, el Outlander, Mirage y Pajero/Montero.

    En 2014, los hispanos superaron al resto de la población en materia de automóviles, con un crecimiento impresionante de las ventas al por menor.

    Mientras que la población en general tuvo un crecimiento de las ventas minoristas del 5.9%, el crecimiento en el mercado hispano fue de un 15%. Los hispanos constituyen el 16% del total de ventas de Mitsubishi, uno de los porcentajes más altos en la industria.

    Los estudios indican que los hispanos gastan un 48% más de tiempo en internet en comparación con el mercado en general, y esta investigación muestra que los anuncios en línea son de mayor influencia para la población hispana que para el resto.

    Casi todas las automotrices importantes se dirigen a los consumidores hispanos y la mayoría tiene más dólares de los que tiene Mitsubishi. Aún así, la automotriz de los tres diamantes se consolida más y más en porcentaje con el mercado latino.

    Quizá el mejor recuerdo que me dejó la Mitsubishi en mis tres décadas en el mundo automotor es cuando, en el 89, en una fiesta en Los Ángeles e invitado casi por error (todavía no invitaban periodistas hispanos, no solo Mitsubishi sino varias empresas japonesas) como Henry Kogan, se me acerca un ejecutivo de la Mitsubishi y en nuestra conversación me preguntó si conocía algo del mercado hispano.

    Cuando vio lo que sabía, me preguntó: “Enrique (le dije que no me llamaba Henry), ¿qué podemos hacer por los hispanos? Quiero ese mercado”.

    Su nombre: Richard Rechia, vicepresidente en esa época de la Mitsubishi. Rechia no dudó en patrocinar y poner a disposición de nosotros todo su equipo de relaciones públicas para realizar la mayor fiesta del “importado del año”. Luego de ese evento, que fue espectacular, Rechia puso a su agencia a pautar publicidad en el mercado hispano; un visionario y gran hombre.

    Durante su vicepresidencia escogió una agencia hispana y logró poner a Mitsubishi en el mapa de este sector de la población, con Puerto Rico y República Dominicana dominando el mercado del Caribe.

    Mitsubishi dominó durante mucho tiempo los mercados de esta zona, aunque entró tarde en México, en el 2003, con el Galant y Montero. Posteriormente tuvo éxito con la Endeavor y la Outlander  y recientemente con el Lancer.

    Hoy en día, el plantel de ejecutivos de Mitsubishi es uno de los que más creen en el mercado hispano de los Estados Unidos, y a pesar de sus bajos presupuestos (para todos los mercados) en comparación con otras gigantes automotrices, apoyan nuestra comunidad y quieren seguir creciendo con ella.

    Los modelos que la automotriz vende en Estados Unidos son Mirage, Outlander, Outlander Sport, Lancer, y el eléctrico mas económico del mercado, el i-MiEV.

    Mitsubishi está recuperándose, con uno de los porcentajes más altos de crecimiento de ventas entre las automotrices. Cuenta con seis plantas de fabricación de vehículos en Japón, Filipinas, Tailandia, Estados Unidos, Brasil, y doce plantas en colaboración con otros. Sus vehículos se fabrican, ensamblan o se venden en más de 160 países en todo el mundo.